Producciones Kabra
El mundo en un balido

CONGESSION (ON A DANCE BLOG)

Amigos, he de confesar: soy un auténtico friki.
Curioso calificativo. Lo primero que se nos viene a la cabeza, retornando a tiempos pasados, es esa afrenta verbal que dirigíamos al portero en las típicas pachanguillas futboleras de barrio. “A ver si te paras ese friqui, peazo mamón” (esto último, era por meter un poco de miedo). Y colocabas con mimo el balón, para golpear con destreza el saque libre de falta (o free kick, friqui en castellano).
Y todo sin malicia. De pequeños, sí, eramos cabrones, pero lo éramos con caballerosidad. Por ejemplo, vienen a mi memoria juegos de recreo, en los que te unías a tus compañeros a base de violencia consentida.
El famoso Todicho, en el que un incauto compañero pasaba por un angosto corredor humano, con la intención de descubrir a algún “amigo” dándole una hostia. Si los integrantes del pasillo se ponían de acuerdo, el susodicho se podía ir calentito a casa. Y a pesar de ello, si incurría en alguna infracción, se le podía castigar con “sopa boba” que, como su propio indica, hay que ser muy tonto para aceptar, y pasar bajo un montón de brazos, puños y manos golpeantes, entonando el mea culpa y susurrando  (al estilo Míchel) “me lo merezco, me lo merezco“.
Otro gran juego, el Churromediamangamangaentera, en el que kilos de niños en plena ebullición caían sin ningún tipo de vacilación sobre los lomos de los (de nuevo) amigos. Yo creo que entrábamos en el juego por la posibilidad de venganza de después, porque si no, no se puede explicar.
Bueno, a lo que voy. Éramos jóvenes, pero si nos pegaban con cariño, no nos quejabamos.
Ahora, cuando uno ya es adulto, a uno no le gusta ni que le tosan a 10 metros. La paciencia es un bien agotable y no renovable, amigos.
Y por esta razón, decidí hacerme friki. Dura acepción la de “extraño, inusual, que asusta” para el anglicismo “freaky”. Yo tampoco quiero asustar a nadie, la verdad.
¿Qué hay más bonito que descubrir navegando por la red gente variopinta, golpes increíbles, tías que jamás podrás ver en persona, correos sorprendentes en tu bandeja de entrada, música, cine, juegos…? Nada. Así, puedes pasarte horas y horas. Leyendo cosas de gente sin firma, viendo vídeos anónimos online, escuchar versiones sonoras irrepetibles, o leyendo páginas personales, que nos despiertan la mente, nos aportan ideas, y ¡qué coño! nos entretienen un huevo.
Y por eso me decidí a ser blogger. O al menos, a intentarlo. Eso sí, un blogger friki.

Anuncios

Ninguna respuesta to “CONGESSION (ON A DANCE BLOG)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: